¿Quiénes pueden participar de la Cena del Señor?

Para las iglesias llamadas cristianas, la celebración o conmoración de la Cena del Señor  tiene una importancia singular, es una fecha donde se recuerda el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo a favor de todos aquellos que ejercen fe en él (Juan 3:16). Es en la Biblia donde se le nombra “La Cena del Señor” (1 Cor. 11:20).   ¿Por que se celebra? Porque  fue un mandato de nuestro Señor para todos los cristianos al decir: “… haced esto en memoria de mí” (Lucas 22:19).
De acuerdo a los evangelios fue el propio Jesús quien estableció esta celebración un poco antes de morir. ¿En que consistía esta cena? Uno de los presentes lo narra de la siguiente manera: “Mientras continuaron comiendo, Jesús tomó un pan y, después de decir una bendición, lo partió y, dándolo a los discípulos, dijo: “Tomen, coman. Esto significa mi cuerpo”. 27 también, tomó una copa y, habiendo dado gracias, la dio a ellos, diciendo: “Beban de ella, todos ustedes”  (Mateo 26:26, 27).
El contexto muestra que Jesús y sus doce apóstoles estaban reunidos en ese lugar con el motivo de observar la cena pascual, costumbre que celebraban los judíos cada 14 de Nisán desde el año 1513 A.C. Poco después, cuando Jesús instituyó esta celebración, invitó a sus 11 apóstoles fieles a comer del pan y a beber del vino (Mateo 26:26, 27). Es interesante que Jesús no comenzó esta celebración hasta que se marchó Judas, a quien Jesús consideró indigno de estar presente y participar de ella. Este hecho parece indicar que hay individuos que no serian dignos de participar de esta cena. Por eso es razonable que nos preguntemos, ¿Quiénes hoy día pueden participar de la Cena del Señor?. Esto difiere de una iglesia a otra, pero ¿qué  podemos encontrar en la Biblia?.
Siendo esta celebración, la única que Jesús ordenó a sus discípulos que siguieran celebrándola en memoria de él, se debe esperar que se dieran instrucciones de cómo debía hacerse y quiénes podían participar de ella. Es significativo en la cena inaugurar en el 33 E.C., que todos participaron del pan y el vino, únicos emblemas usados por Jesús en esa ocasión. Eso hace que la Cena del Señor sea considerada como una comida de comunión porque hay una participación conjunta de todos los presentes. Es patente, que desde entonces, todos los seguidores de Jesús han procurado observar el deseo de su Maestro al recordar la Cena del Señor. Los modos con el paso del tiempo han variado, por lo se hace necesario conocer como la celebraban los cristianos en el primer siglo.
Para entender el por qué Jesús usó pan y vino para la ocasión, necesitaremos leer antes lo que dice Juan 6:32-59. Estas palabras de Jesús establece de manera clara que el pan y el vino que se usan en la Cena, simbolizan cosas en las que cualquiera que espera obtener vida debe participar; que ambos emblemas se refieren al sacrificio de rescate, la provisión de Dios a través de Cristo para que todas las personas puedan alcanzar vida eterna. Por el uso que el hijo de Dios dio a los emblemas en la parte final de la cena, estableció un medio para que cada uno de nosotros pudiera expresar a través de ellos, fe en el sacrificio de rescate que él proveyó, así como hacer reconocimiento delante de la comunidad de hermanos de que tenemos juntos esa fe.
Con respecto a cuándo se ha de celebrar la cena del Señor, realmente no hay pruebas bíblicas de que los cristianos la celebraran solo una vez al año. Hechos 20:7 menciona que se reunían el primer día de la semana con los creyentes para compartir la Cena del Señor. El Apóstol Pablo cita a Jesús cuando dice, "Sigan haciendo esto, cuantas veces la beban, en memoria de mí”. (1 Corintios 11:25.) Hurgando en la historia, encontré que la publicación “Bible Examiner” de los segundos adventistas que editaba George Storrs, muestra que la celebración del Memorial de la Cena del Señor una sola vez al año en la fecha supuesta para la Pascua Judía, el 14 de Nisán, tal como lo llevan a cabo los testigos de Jehová en la actualidad, fue tomada por Russell de Storrs.
Todo parece indicar que Russell y los estudiantes de la Biblia participaban de la Cena, e incluso también los testigos de Jehová hasta 1935. Ese año Rutherford cambio las reglas para esta solemne celebración. El estableció que solamente podrían participar de los emblemas “los llamados” a reinar con Cristo. También estableció una modalidad no bíblica, de que el resto de los testigos de Jehová debían estar presentes como observadores respetuosos, y como muestra de agradecimiento por el sacrificio de Jesús, pero sin derecho a participar. Más tarde también fueron invitados a esta ocasión otras personas con la misma condición de observadores.
Sin embargo si vamos a las Escrituras encontramos las palabras de Jesús en Juan 6:53,54 que muestra que era un requisito para todo cristiano comer del pan y el vino. Leemos: “Muy verdaderamente les digo: A menos que coman la carne del Hijo del hombre y beban su sangre, no tienen vida en ustedes. 54 El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día;”  ¿Cómo, entonces, puede un cristiano "comer la carne de Cristo y beber su sangre" de una manera figurada si no participa del pan y el vino en la Cena del Señor?. No hay duda alguna que el cristiano que quiera recibir la vida eterna que se suministra a través del sacrificio de Jesús tiene la obligación de participar cada ves que celebra esta ocasión.
¿Cómo consideraría Jesús que ante la posibilidad de comer el pan y tomar el vino la rechacemos? En realidad estaríamos rechazando a Jesús y su sacrificio, como lo hemos hecho los testigos de Jehová durante toda nuestra vida. Hemos estado diciendo a Jesús que no lo aceptamos como nuestro salvador. No veo otra manera de definir nuestra actitud al negarnos a comer del pan y el vino.
Esta participación por parte de los cristianos, se reafirma cuando el apóstol Pablo le dice a sus hermanos corintios, "La copa de bendición que bendecimos, ¿no es un participar de la sangre del Cristo? El pan que partimos, ¿no es un participar del cuerpo del Cristo? 17 Porque hay un solo pan, nosotros, aunque muchos, somos un solo cuerpo, porque todos participamos de ese solo pan" (1 Corintios 10:16, 17). Para el cristiano, Jesús es único camino y la única verdad para conseguir la vida (Juan 14:6.)
En la Biblia está ausente el que exista dos clases de cristianos, uno que puede participar y otro que sea observador. En ella se encuentra las palabras del apóstol Pablo que dijo:  “Un cuerpo hay, y un espíritu, así como ustedes fueron llamados en la sola esperanza a la cual fueron llamados; 5 un Señor, una fe, un bautismo; 6 un Dios y Padre de todos, que es sobre todos y por todos y en todos” (Efesios 4:4,5).
En el siglo primero había cristianos que trataban la Cena del Señor indignamente, con falta de respeto, el apóstol Pablo dice de estos: Cualquiera que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable respecto al cuerpo y la sangre del Señor. Primero apruébese el hombre a sí mismo después de escrutinio, y así coma del pan y beba de la copa. Porque el que come y bebe, come y bebe juicio contra sí mismo si no discierne el cuerpo” (1 Corintios 11:27-29.) Parece que la conducta de algunos de ellos era indigna de la ocasión. Posiblemente habían comido y bebido en exceso antes de la conmemoración o durante ella. El caso es que sus sentidos estaban embotados para discernir correctamente el significado de comer el pan y beber el vino. Lo que es seguro,  es que ellos no tenían que reflexionar si tenían o no el derecho de participar de los emblemas, ellos sabían que era una obligación como cristianos.
Por otro lado, si el propósito de Jesús hubiera sido que se invitara a cristianos y gente en general solo como observadores a su Cena, sin participar, ¿no seria razonable pensar que él hubiera dada tales instrucciones?. La próxima ves que nos encontremos en la celebración de la Cena del Señor, y tengamos delante el pan y el vino para que comamos y bebamos, ¿aceptaremos a Jesús y su sacrificio o lo rechazaremos como siempre lo hemos hecho?. ¡Pensemos en eso seriamente!

Video: ¿Deben los Testigos de Jehová participar del pan y el vino?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario