Las Buenas Nuevas

LAS ÚNICAS BUENAS NUEVAS


Gálatas 1:11,12  Porque les hago saber, hermanos, que las buenas nuevas declaradas por mí como buenas nuevas no son cosa humana; 12 porque ni las recibí de ningún hombre, ni me fueron enseñadas, salvo mediante revelación por Jesucristo.

En vista de las palabras de Jesús que aparece en Mateo 12:37 no debe ser suficiente que sepamos lo que creemos, es más importante saber porque lo creemos. Jesús dijo: Porque por tus palabras serás declarado justo, y por tus palabras serás condenado. Pudiéramos asociar estas palabras de Jesús con las que escribió Pablo a los gálatas, Gálatas 1:6-9 dice: Me maravillo de que tan pronto se les remueva de Aquel que los llamó con la bondad inmerecida de Cristo [y se les pase] a otra clase de buenas nuevas. 7 Pero no son otras; solo que hay algunos que les están causando dificultades y que quieren pervertir las buenas nuevas acerca del Cristo8 Sin embargo, aunque nosotros o un ángel del cielo les declarara como buenas nuevas algo [que fuera] más allá de lo que nosotros les declaramos como buenas nuevas, sea maldito. 9 Como hemos dicho más arriba, también vuelvo a decirlo ahora: Sea quien sea que les esté declarando como buenas nuevas algo más allá de lo que aceptaron, sea maldito.
     De acuerdo con el apóstol, existe un solo mensaje que entregar, el que ya habían predicado él y otros en su tiempo y que había sido registrado por los escritores inspirados en la Biblia, y nadie, ni ángel, ni hombre, tiene el derecho de entregar un mensaje adicional al ya dado, al que Pablo llama “las buenas nuevas acerca del Cristo”. Son las “buenas nuevas eternas”, la “fe que una vez para siempre fue entregada a los santos”, y por lo tanto, no necesita ajuste, ni modernización, ni puesta al día por hombres no inspirados de nuestro tiempo. Son las buenas nuevas que cualquier persona puede encontrar en la Biblia, sin estar subordinada a que se las comunique alguna publicación del día moderno, no es algo que sea incomprensible sin la ayuda de tales publicaciones. No se trata de un “mensaje especial” de desarrollo post-apostólico que tiene el efecto de hacer que la Biblia por sí misma sea insuficiente.
     No podemos permitir que sean otros los que nos hagan creer esto o aquello haciéndose dueños de nuestra fe y conciencia, quitándonos de esa manera nuestra libertad cristiana. Debemos llegar a nuestras propias conclusiones. Así lo aconseja la Palabra de Dios: “Cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios” (Romanos 12:2).  Ustedes fueron comprados por precio; dejen de hacerse esclavos de los hombres. 1 Corintios 7:23


Hoy, la mayoría de las personas se siente orgullosa de apoyar a su religión, sin importar lo que ésta hace, lo que enseña o hacia a donde los lleva. Esta actitud no tiene el apoyo de las Escrituras.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario