La Hipocresía de la Watch Tower


En la ¡Despertad! de diciembre de 2011 páginas 6-9 bajo el tema: Intentan evitar que la Palabra de Dios llegue a las masas, la Watch Tower arremete contra la iglesia católica por el tiempo en que impidió que sus fieles tuvieran acceso a la Biblia. Con descarada hipocresía condenan lo que ellos mismos practican. Por ejemplo en la página 7 se lee lo siguiente: “El clero limitó gravemente el acceso de la gente común a la Biblia y se aseguró de que así se quedaran las cosas. Esta situación le confirió poder sobre las masas. No quería que el vulgo incursionara en dominios que consideraba suyos”.

¿Cuál fue la razón según la Despertad por la que la iglesia Católica limitaba el acceso a la Biblia a la gente común?. Porque “la jerarquía católica sabía perfectamente que gran parte de sus enseñanzas no se fundaban en la Biblia, sino en la tradición eclesiástica. Esta fue, sin duda, una de las razones de su renuencia a dejar que los fieles tuvieran acceso a ella. Si estos la leían, se darían cuenta de la incompatibilidad que había entre las doctrinas de la Iglesia y las Escrituras”.

¿Dónde se muestra la descarada hipocresía de la Watch Tower?, veamos. Hablando de la Biblia ellos dicen que el “clero no quería que el vulgo incursionara en dominios que consideraba suyos”. (página 7)

Comparemos en las publicaciones de la Watch Tower la acusación que hace contra la Iglesia Católica con lo que ella misma practica.

• La Atalaya del 15 de marzo de 1968 pág.167 párr. 9 dice: “Así que la Biblia es un libro de organización y pertenece a la congregación cristiana como organización, no a individuos, prescindiendo de cuán sinceramente crean que pueden interpretar la Biblia. Por esta razón no se puede entender apropiadamente la Biblia sin tener presente la organización visible de Jehová”.

• Atalaya del 15 de noviembre de 1973 págs. 689-690 párr. 4 dice: “Considere, también, el hecho de que solo la organización de Jehová, en toda la Tierra, es dirigida por el espíritu santo o la fuerza activa de Dios. (Zac. 4:6) Solo esta organización funciona para el propósito de Jehová y para su alabanza. Solo para ella la Sagrada Palabra de Dios, la Biblia, no es un libro sellado. Muchas personas del mundo son muy inteligentes, capaces de entender asuntos complejos. Pueden leer las Santas Escrituras, pero no pueden entender su significado profundo”.

En la página 9 de la Despertad citada antes dice: “Leer y aplicar las enseñanzas bíblicas mejorará nuestra vida y la de nuestra familia, incluso nuestra salud”. Sin embargo el testigo de Jehová que haga tal cosa se le considera como Satanás y como un apostata como se puede comprobar en la siguiente cita".

“De vez en cuando, se han levantado de entre las filas del pueblo de Jehová algunos que, como el Satanás original, han adoptado una actitud de independencia y criticona… Dicen que basta con leer la Biblia exclusivamente, ya sea a solas o en grupos pequeños en el hogar. Pero, lo extraño es, que mediante tal ‘lectura de la Biblia,’ han vuelto directamente a las doctrinas de apostasía que estaban enseñando los comentarios del clero de la cristiandad hace 100 años”.( Atalaya 1 de enero de 1982, pág. 29 párr. 14)

CONCLUSIÓN

De acuerdo a la Watch Tower la Biblia solo le pertenece a la “organización” para los demás es un libro sellado. No importa cuán sincera crea una persona que puede interpretar la Biblia no lo puede hacer sin la Watch Tower. El testigo de Jehová que lea y aplique la Biblia por su cuenta está imitando a Satanás y se convierte en un apostata. ¿Puede haber alguna duda de su descarada hipocresía y pretensión?

Aunque la Watch Tower reconoce que el Cuerpo Gobernante no recibe revelaciones divinas ni es infalible, y puede equivocarse en temas doctrinales y cuestiones de organización (Atalaya febrero 2017 pág. 26 párr. 12), los testigos de Jehová están completamente convencidos que lo que ellos enseñan es tanto confiable como incuestionable.

¿Por qué han llegado a esta actitud? Por el constante adoctrinamiento que reciben a través de sus publicaciones “bíblicas”. Les hacen creer que todo lo que sale en sus publicaciones es absolutamente la verdad. Veamos algunos ejemplos adicionales a los que se han presentado anteriormente.

• Atalaya 15 de octubre de 1967 pág. 625 párr. 12 “En la organización de Jehová no hay que gastar mucho tiempo y energía en la investigación, porque hay hermanos en la organización que están asignados a hacer esa mismísima cosa, para ayudarle a usted que no tiene tanto tiempo para esto,..."

• Atalaya 1 de agosto del 2001 pag.14 párr. 8 dice: “el cristiano maduro… No defiende sus opiniones personales ni se obstina en ellas, y tampoco alberga ideas propias en cuanto al entendimiento bíblico. En vez de eso, confía por completo en la verdad que revela Jehová Dios a través… “del esclavo fiel y discreto”.

• Nuestro Ministerio del Reino septiembre del 2007 "Por consiguiente, "el esclavo fiel y discreto" no respalda ninguna publicación, reunión o sitio de Internet que no se haya organizado o producido bajo su dirección... A quienes deseen profundizar en el estudio y la investigación de la Biblia, les recomendamos las obras Perspicacia para comprender las Escrituras..."

• Atalaya 15 de febrero de 2009 pág. 27 párr. 11 “Puesto que Jehová Dios y Jesucristo tienen plena confianza en el esclavo, ¿no deberíamos tenerla nosotros?”

• Anuario del 2011 pág. 9, 13 dice: “El Departamento de Redacción realiza investigaciones exactas, así que se asegura de buscar en fuentes confiables”. “En resumen, el Departamento de Redacción se empeña en usar únicamente información exacta y veraz, hasta en el más mínimo detalle”.

La Warch Tower está consciente que gran parte de sus enseñanzas no se basan en la Biblia, sino en la interpretación personal del cuerpo gobernante. Esta es sin duda, la razón principal de su renuencia a dejar que los testigos de Jehová interpreten la Biblia personalmente. Si estos lo hacen, se darán cuenta de la incompatibilidad que hay entre las doctrinas de la Watch Tower y las Escrituras.

¿Para quién es Cristo el mediador?

Todas las citas son tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo sino dice lo contrario.

Lo que dice la Biblia:
El apóstol Pablo dijo con toda claridad para quién Cristo seria un mediador. En 1 Timoteo 2:5,6 leemos: Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, un hombre, Cristo Jesús, 6 que se dio a sí mismo como rescate correspondiente por todos... de [esto] ha de darse testimonio a sus propios tiempos particulares.

No habría manera de interpretar estas palabras de manera diferente a las de Pablo, el testimonio que habría que darse era, que para los cristianos, solo habría un Dios (Padre de Jesucristo), un solo mediador (Jesucristo) entre su Padre y todos los hombres (la humanidad). Y que Cristo Jesús daba su vida por toda la humanidad con una sola condición; ejercer fe en él. “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16).

La palabra principal que debemos considerar en las diferentes citas bíblicas que se harán es “todo”. Este término proviene del latín totus y hace referencia a algo que se toma o se comprende enteramente. La noción de “todo” es absoluta (es decir, no tiene graduaciones o términos medios).

Cuando leemos en la Biblia “todos los hombres”, debe entenderse que se refiere a toda la humanidad. El interpretar algo diferente, es una tergiversación y manipulación de lo que realmente dice la Biblia. Por ejemplo cuando leemos que Cristo Jesús es un mediador entre Dios y los hombres, no debería considerarse que es un mediador solo para un grupo en particular de entre la humanidad, sino para toda la humanidad.

Pablo le recuerda a los cristianos en la congregación en Éfeso, que ellos fueron llamados a una sola esperanza, basado en la única fe en Cristo. “Un cuerpo hay, y un espíritu, así como ustedes fueron llamados en la sola esperanza a la cual fueron llamados; 5 un Señor, una fe, un bautismo; 6 un Dios y Padre de todos, que es sobre todos y por todos y en todos” (Efesios 4:4-6).

Esta es la enseñanza que se presenta en todas las Escrituras Griegas Cristianas como vamos a ver más adelante. Y es que esta esperanza cristiana no podía presentarse de manera diferente, ya que fue el cabeza de la congregación el que la enseñó de esa manera a sus discípulos. Veamos por ejemplo lo que dijo Cristo a unos judíos opositores, después de decirles que el que no honra al Hijo no honra al Padre que lo envió, agregó: Muy verdaderamente les digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna, y no entra en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida (Juan 5:24)

Este mensaje siempre fue el mismo, el que crea en él y lo obedezca tiene vida eterna. Juan 6:40 40 Porque esta es la voluntad de mi Padre: "que todo el que contempla al Hijo y ejerce fe en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”. Juan 3:14, 15 Y así como Moisés alzó la serpiente en el desierto, así tiene que ser alzado el Hijo del hombre, 15 para que todo el que cree en él tenga vida eterna.

Como podemos ver a continuación, sus apóstoles no enseñaron nada diferente a Cristo Jesús.

Hechos 2:21 Y sucederá que TODO aquel que invoque el nombre del Señor será salvo. RV1989.

Hechos 10:43 De él dan testimonio todos los profetas, que TODO el que pone fe en él consigue perdón de pecados mediante su nombre”.

Romanos 10:13 13 Porque TODO aquel que invoque el nombre del Señor será salvo. RV1989

Colosenses 1:27, 28 27 a quienes ha agradado a Dios dar a conocer lo que son las gloriosas riquezas de este secreto sagrado entre las naciones. Es Cristo en unión con ustedes, la esperanza de la gloria [de él]. 28 Él es a quien damos publicidad, amonestando a TODO hombre y enseñando a TODO hombre en toda sabiduría, a fin de que presentemos a TODO hombre completo en unión con Cristo.

Hebreos 2:9 9 pero contemplamos a Jesús, que había sido hecho un poco inferior a los ángeles, coronado de gloria y honra por haber sufrido la muerte, para que por la bondad inmerecida de Dios gustase la muerte por TODO [hombre].

1 Juan 2:1, 2  Hijitos míos, les escribo estas cosas para que no cometan un pecado. Y no obstante, si alguno comete un pecado, tenemos un ayudante para con el Padre, a Jesucristo, uno que es justo. 2 Y él es un sacrificio propiciatorio por nuestros pecados, pero no solo por los nuestros, sino también por los de TODO el mundo.

1 Juan 5:1 TODO el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios.

1 Juan 5:11, 12 Y este es el testimonio dado: que Dios nos dio vida eterna, y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo tiene esta vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene esta vida.

El que alguien llamado cristiano promueva o ejerza dos esperanzas que difieren una del otra, es totalmente antibíblico. Pero esto a sucedido entre los testigos de Jehová.

De acuerdo al cuerpo gobernante de los Testigos de Jehová los servicios de mediador de Cristo entre Dios y la humanidad está limitado a un minúsculo grupo de “144,000 ungidos”. Con esta falsa enseñanza, es como si dijeran que Pablo quien recibió las buenas nuevas, no de hombres (como el CG) sino directamente de Jesucristo no entendió como ellos, entre quien es Cristo el mediador (Gálatas 1:6-9). Veamos lo que enseña sobre el tema las publicaciones de los Testigos de Jehová.

La Atalaya del 1 de abril de 1980 págs. 31-32 dice: “Cristo, sin embargo, es el “mediador de un nuevo pacto” entre Jehová y el Israel espiritual, el “Israel de Dios” cuyos componentes servirán de reyes y sacerdotes en el cielo con Jesús. (Heb. 8:6; 9:15; 12:24; Gál. 6:16). En un tiempo en que Dios estuvo seleccionando a los que serían introducidos en ese nuevo pacto, el apóstol Pablo escribió que Cristo era el “un solo mediador entre Dios y los hombres.” (1 Tim. 2:5) Es razonable pensar que Pablo estaba usando aquí la palabra “mediador” de la misma manera que la usó las otras cinco veces, lo cual sucedió antes de la escritura de 1 Timoteo 2:5, con referencia a los que entonces estaban siendo introducidos en el nuevo pacto para el cual Cristo es “mediador.” Por eso, en este sentido estrictamente bíblico Jesús es el “mediador” solo para cristianos ungidos. La “grande muchedumbre” de “otras ovejas” que se forma hoy no está en ese nuevo pacto. Sin embargo, por asociarse con el “rebaño pequeño” de los que todavía están en ese pacto llegan a estar bajo los beneficios que fluyen de ese nuevo pacto".

El cuerpo gobernante considera que lo que dijo Pablo en 1 Timoteo 2:5, 6 es una “verdad profunda” que solo ellos pueden interpretarlas" (Atalaya 15 de agosto de 1989 pág. 30).

No solo eliminaron a Cristo como mediador entre Dios y la humanidad, también enseñan que la salvación no es como resultado de ejercer fe en Jesucristo, sino que es en base a asociarse con el “rebaño pequeño”, que es lo mismo que aceptar incondicionalmente todo lo que diga los 8 directores de la Watch Tower.
El que no quiera reconocer la falsedad sectaria de este grupito en el poder, se le puede aplicar el dicho popular, “no hay peor ciego que el que no quiere ver”. Muchos testigos de Jehová se empeña en no querer entender la verdad expuesta en la Biblia. Prefieren continuar creyendo la mentira de que el cuerpo gobernante es el conducto de Dios. Ellos prefieren seguir con las vendas en los ojos.

El fraude de la generación traslapada


Una de las enseñanzas más atractivas de los testigos de Jehová desde su comienzo ha sido la promesa de que este mundo pronto terminará y dará paso a un nuevo mundo donde se vivirá eternamente en perfección. Esto ha motivado a muchos a dejar sus religiones y hacerse testigo de Jehová. Charles T. Russell mantuvo en expectativa a sus seguidores a la espera del fin del mundo para 1914, 1915 y 1918. Más tarde su sucesor Joseph F. Rutherford escogió 1925 para tal acontecimiento y Frederick W. Franz para el 1975.
 La Watch Tower es posiblemente la religión con más interpretaciones de la Biblia en su haber, se ha encargado durante su existencia de formar diferentes enseñanzas alrededor del año 1914, su fecha clave de subsistencia. En esta fecha, según los testigos de Jehová, Jesús fue coronado como rey en los cielos, el diablo fue echado a la Tierra y comenzó el tiempo del fin entre otras cosas. También han relacionado esta fecha con las palabras de Jesús en Lucas 21:32 “En verdad les digo: Esta generación no pasará de ningún modo sin que todas las cosas sucedan”. Para tener una idea de porqué Jesús dijo estas palabras, es imprescindible leer todo el contexto desde los versículos 5 -33 de Lucas 21.
Antes de pasar a considerar la enseñanza de la Watch Tower de la generación que no pasará, es necesario que tengamos en mente la seguridad que dio Jesús que todo lo que él había dicho a sus apóstoles se cumpliría. En Lucas 21:33 él dijo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras de ningún modo pasarán”. Estas palabras de Jesús expresan la garantía que todos los acontecimientos que Jesús había mencionado antes, se cumplirían antes que pasara una generación.
¿Cuál es la  duración de la  generación que Jesús mencionó?. En vista que la duración de una generación es relativo debido a que hay que considerar muchos factores,  se nos haría casi imposible saberlo con exactitud.  Pero como estamos considerando una enseñanza de la Watch Tower , tendríamos que aceptar su criterio con relación a la duración de una generación. El libro Perspicacia vol.1 pag. 1011 bajo el tema Generación, dice: “En la actualidad, al igual que en los días de Moisés, la vida de una persona que viva en condiciones favorables puede llegar a los setenta u ochenta años. Moisés escribió: “En sí mismos los días de nuestros años son setenta años; y si debido a poderío especial son ochenta años, sin embargo su insistencia está en penoso afán y cosas perjudiciales; porque tiene que pasar rápidamente, y volamos”. (Sal 90:10.) Moisés expuso la norma general, aunque una minoría pueda superar esos años”. De manera que estableceremos la duración de una generación entre 70 a 80 años tal como lo considera la Watch Tower . Ahora pasemos a considerar la enseñanza o entendimiento que ha tenido y tiene acerca de la generación de Lucas 21:32  la Watchtower.

Interpretación hasta 1969

Hasta el año 1969 la Watch Tower estuvo enseñando que la generación que no pasará podía contarse a partir de los jovencitos de 15 años de edad que tuviesen la suficiente percepción para saber lo que pasaba. ¡Despertad! 8 de abril de 1969 págs.13-14 dice: “Jesús obviamente hablaba en cuanto a los que tuviesen suficiente edad para presenciar con entendimiento lo que aconteció al comenzar los “últimos días.” … Aunque supongamos que jovencitos de 15 años de edad tuviesen suficiente percepción para comprender la importancia de lo que sucedió en 1914, esto todavía haría al más joven de “esta generación” de unos 70 años de edad en la actualidad.” Hoy esos jovencitos de 15 años de edad de la generación de 1914 tendrían que tener 119 años de edad.

Interpretación  en 1979

En la Atalaya 1 de enero de 1979 pág. 30 párr.11 se aseguraron de aclarar que la “generación” no aplicaría a infantes nacidos durante la I Guerra Mundial. Pero poco tiempo después bajaron la edad de 15 años  a 10 años. La Atalaya 1 de abril de 1981 pág. 30 decía: “Como se indicó en un artículo de la página 56 de U.S. News & World Report del 14 de enero de 1980: “Si se da por sentado que un suceso crea una impresión duradera en la mente de alguien cuando esa persona tiene 10 años de edad,” entonces existen actualmente más de 13 millones de estadounidenses que pueden “recordar la I Guerra Mundial.” Y si el sistema inicuo de este mundo sobreviviera hasta principios del próximo siglo, lo cual es poco probable en vista de las tendencias mundiales y el cumplimiento de la profecía bíblica, aún habría sobrevivientes de la generación de la I Guerra Mundial. No obstante, el hecho de que el número de ellos está mermando es una indicación más de que “la conclusión del sistema de cosas” se está procurando a su fin.”  Hoy esos jovencitos de 10 años de edad de la generación de 1914 tendrían que tener 114 años de edad

Interpretación  en 1984

 Para 1984 los infantes* que no fueron aceptados en 1979 fueron incluidos en este nuevo entendimiento. La Atalaya 15 de mayo de 1984 pág. 5 dice: “Si Jesús usó la palabra “generación” en dicho sentido y la aplicamos a 1914, entonces los infantes de aquella generación tienen 70 años de edad o más ahora. Y otros que estaban vivos en 1914 tienen más de ochenta o noventa años de edad ahora, y hay algunos que hasta han alcanzado los cien años de edad. Aún viven muchos millones de personas de aquella generación. Algunas de ellas ‘no pasarán de ningún modo hasta que sucedan todas las cosas’”. (Lucas 21:32.) Hoy esos infantes de alrededor de 7 años de edad de la generación de 1914 tendrían que tener entre 101 a 108 años de edad
 *(Infante se define como el niño menor de 7 años)

Interpretación  en 1988

Ahora llegaron al máximo de lo que pudiera alargarse el tiempo de una generación, el nacimiento. En ¡Despertad! 8 de abril de 1988 pág. 14 dijeron: “De la misma manera, hoy en día la mayor parte de la generación de 1914 ya ha pasado. No obstante, todavía quedan en la Tierra millones de personas que nacieron ese año o antes. Y aunque cada vez son menos, las palabras de Jesús, “de ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas estas cosas”, se cumplirán. Esta es otra razón más para creer que el día de Jehová, que viene como ladrón, es inminente.” Hoy esos que nacieron en 1914 tendrían que tener alrededor de 104 años de edad

Interpretación  en 1995

Como ya no quedaba más tiempo de alargamiento para una generación, la Watch Tower interpretó que en vista de que Jesús en algunas ocasiones se refirió a generación en sentido negativo, concluyeron que era aplicable a los “pueblos de la Tierra que ven la señal y no obedecen”. La Atalaya 15 de diciembre de 1995 pág. 30 dice: “Por lo tanto, en el cumplimiento final de la profecía de Jesús en nuestros días, parece ser que “esta generación” se refiere a los pueblos de la Tierra que ven la señal de la presencia de Cristo pero no corrigen sus caminos.”
La Atalaya 15 de febrero de 2008, pág. 23, párrs. 10-11 explicó  porque se llegó a esta interpretación, dice: Hace algunos años, esta revista explicó que la expresión “esta generación” de Mateo 24:34 se refería, en lo que respecta al siglo primero, a “la generación contemporánea de judíos incrédulos”. Esta explicación parecía razonable debido a que el término generación tenía una connotación negativa en todos los demás pasajes en que Jesús lo utilizó. De hecho, en la mayoría de los casos, Jesús tachó a la generación de “inicua” o la calificó con otros términos negativos (Mateo 12:39; 17:17; Mar. 8:38).   Por eso se creyó que, en el cumplimiento moderno, Jesús se estaba refiriendo a la “generación” inicua de incrédulos que verían tanto los aspectos que caracterizarían “la conclusión [syntéleia] del sistema de cosas” como el fin (télos) de dicho sistema.
Hasta la edición de ¡Despertad! del 22 de octubre de 1995 en el escrito por qué se publica ¡Despertad” aparecia la siguiente declaración: “esta revista promueve la confianza en la promesa del Creador de establecer un nuevo mundo pacífico y seguro antes que desaparezca la generación que vio los acontecimientos de 1914” Pero eso se cambió comenzando con la edición del 8 de noviembre de 1995 a: “esta revista promueve la confianza en la promesa del Creador de establecer un nuevo mundo pacífico y seguro que pronto reemplazará al sistema de cosas actual caracterizado por la maldad y la rebelión.”


Interpretación  en 2010

En vista de que la Watch Tower había interpretado que la generación que no pasará, tampoco podía aplicarse a los “pueblos de la Tierra que eran desobedientes”, entonces sacaron una nueva interpretación que exponía que al no tener connotación negativa la generación tendría que aplicarle exclusivamente a los “ungidos” pero de manera traslapada**.
 **El termino “traslapar” se define como cubrir un cosa de forma total o parcial con otra (Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016). Traslapar es una acción que suele siempre aplicarse a cosas u objetos, por lo que la aplicación de la Watch Tower de usarla para cubrir la continuidad de más de una generación de “ungidos” para que esta se considere como una, es un recurso fraudulento, ilusorio y engañoso que tiene el único propósito  de subsistir como el autoproclamado “conducto de Dios” entre sus seguidores, los testigos de Jehová.
 La generación traslapada fue explicada en su inicio en el 2010 de la siguiente manera: 14“¿Qué implica lo anterior? Aunque no se puede calcular cuánto dura “esta generación”, hay que tener presente un hecho: la palabra generación suele referirse a personas de distintas edades cuyas vidas se traslapan durante un período que no es demasiado largo y que tiene fin (Éxodo 1:6). Entonces, ¿cómo debemos entender el comentario de Jesús sobre “esta generación”? Todo indica que la vida de los ungidos que estaban en la Tierra en 1914 —cuando comenzó a manifestarse la señal de la presencia— se traslaparía con la de otros ungidos que verían el inicio de la gran tribulación. Esta generación tuvo principio y también tendrá fin. (Atalaya 15 de abril de 2010 pags.10-11 párr. 14)
Debido a la confusión que razonablemente trajo esta nueva interpretación en los testigos de Jehová, fue necesario dar más detalles en la La Atalaya 15 de enero de 2014 pag.31 parrs.15-16) que dice: 15 “En su detallada profecía sobre la conclusión de este sistema de cosas, Jesús dijo: “De ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas estas cosas” (lea Mateo 24:33-35). Entendemos que “esta generación” a la que se refirió Jesús está compuesta por dos grupos de cristianos ungidos. Los ungidos del primer grupo presenciaron lo que ocurrió en 1914 y comprendieron que Cristo había empezado a reinar en ese año. No es solo que estuvieran vivos entonces, sino que durante ese año o antes ya habían sido ungidos con espíritu como hijos de Dios” (Romanos 8:14-17).
16 El segundo grupo de “esta generación” está compuesto por ungidos contemporáneos del primer grupo. No se trata simplemente de que estuvieran vivos al mismo tiempo que los miembros del primer grupo, sino que fueron ungidos con espíritu santo cuando aún quedaban en la Tierra miembros del primer grupo. Así pues, no todos los ungidos de la actualidad forman parte de “esta generación” de la que Jesús habló. Hoy en día, los miembros del segundo grupo ya tienen una edad considerable. Sin embargo, las palabras de Jesús registradas en Mateo 24:34 nos garantizan que “de ningún modo pasará esta generación” antes de que comience la gran tribulación, así que por lo menos algunos miembros de dicha generación estarán vivos en la Tierra cuando llegue ese momento. Este hecho refuerza nuestra convicción de que ya falta poco para que Jesucristo, el Rey del Reino de Dios, destruya a los malvados y dé paso a un nuevo mundo justo (2 Pedro 3:13)”.


Entonces, ¿cómo debemos entender el comentario de Jesús sobre “esta generación”? esta es la pregunta que se hace en La Atalaya del 2010 y la respuesta de la Watch Tower se puede encontrar en La atalaya del 2014 donde se comenta: “Entendemos que “esta generación” a la que se refirió Jesús está compuesta por dos grupos de cristianos ungidos”. Es groseramente ridícula y totalmente falsa hacer creer que Jesucristo se estaba refiriéndose una generación de ungidos traslapados es decir, una generación de tiempo  indefinido.
¿Puede tener la enseñanza de una “generación traslapada” alguna base bíblica?. Es imposible que la tenga por la manera en que la Biblia considera lo que es una generación. Pongamos solo dos ejemplos bíblicos, uno de ellos se encuentra en Éxodo 20:5 que dice: “No debes inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas, porque yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción exclusiva, que trae castigo por el error de padres sobre hijos, sobre la tercera generación y sobre la cuarta generación, en el caso de los que me odian”.
La clave está en la declaración “TERCERA y CUARTA” generación. Cuando se dice que trae castigo por el error de “padres sobre hijos” y seguidamente menciona una tercera y cuarta generación. Se entiende que el padre y el hijo compone la primera y segunda generación, así que la tercera generación se aplicaría a los nietos y la cuarta a los bisnietos. Desde el padre hasta el bisnieto hay cuatro generaciones, que pueden llegar a ser contemporáneas, pero nunca una generación traslapada.
El otro ejemplo se encuentra en Mateo 1:1-17. Aquí el escritor alista las descendencias desde Abrahán hasta José esposo de María la madre de Jesús, cada descendiente es considerado como una generación hasta completar un total de 42 generaciones (versículo 17).
Conclusión: Para que las palabras de Jesús en Lucas 21:33  de que “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras de ningún modo pasarán” fueran ciertas, tendríamos que llegar a la conclusión que Jesús  se estaba refiriendo exclusivamente a la generación que estaba viviendo en el año 33 de la E.C. cuando él predijo tales acontecimientos, de otro modo sus palabras resultarían falsas. Además, la expresión de Jesús fue, “ESTA” generación, adjetivo que denota proximidad, demostrando que se refería únicamente a la generación de la cual él mismo era parte y que vivió la destrucción de Jerusalén alrededor de unos 37 años más tarde y no a ninguna otra generación futura. El establecer un segundo cumplimiento de la generación por parte de la Watch Tower y otras religiones a partir del siglo 20 es decir que las palabras de Jesucristo no se cumplieron. Tampoco tiene sustento alguno, la alegación de que debido a que ciertos detalles de la profecía de Jesús no pudieron haberse cumplido en el siglo primero habría que concluir que dicha profecía tiene un doble cumplimiento.
Jesús fue claro en su respuesta sobre una pregunta que le hicieron sus apóstoles con relación a un acontecimiento futuro, él les dijo: “No les corresponde a ustedes saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con Su propia autoridad” (Hechos 1:7 BJ). El hacer predicciones sobre detalles de un futuro que el Padre no ha revelado es una presunción que caracteriza a los falsos profetas como dice la Biblia: “El profeta que tenga la presunción de pronunciar en mi nombre una palabra que yo no le haya mandado pronunciar,  o que hable en nombre de dioses ajenos,  ese profeta morirá. 21  Tal vez digas en tu corazón:  “¿Cómo conoceremos que esta no es palabra de Jehová?” 22  Si el profeta habla en nombre de Jehová,  y no se cumple ni acontece lo que dijo,  esa palabra no es de Jehová.  Por presunción habló el tal profeta;  no tengas temor de él”. (Deu.18:20-22  RV). La Watch Tower presenta todas las credenciales  de ser un profeta que dice hablar en el nombre de Jehová pero nunca se le ha cumplido lo que ha hablado. Es un profeta falso.

Cambios de la Watch Tower

Recientemente ví un video de la Watch Tower editado en Febrero 2018, donde Antony Morris III miembro del cuerpo gobernante de los Testigos de Jehová entre muchas otras cosas decía y cito: “Al final del día de predicación preguntan, ¿Cuántas revistas dejaste?, lo hacen con buena intención, Dios los quiere, pero perdonen, ese no es el objetivo de nuestra obra. Concéntrense en esto, Jesús nos mandó “vayan y hagan discípulos”… No tenemos la autoridad de lo que la cabeza de la congregación mandó y en vez de eso decir, “vayan por lo tanto y reporten muchas publicaciones”. A continuación, él dijo: “Tenemos que admitir que por muchos años nos hemos concentrado en distribuir revistas”, pero no admitió que desde el mismo comienzo de la Watch Tower, sin la autoridad del cabeza de la congregación, mandaron “vayan por lo tanto y reporten muchas publicaciones”. Después expresó que está emocionado porque solo van a producir 3 Atalaya y 3 ¡Despertad! para el público en todo el año. La pregunta que hay que hacer; ¿qué razones tuvo el cuerpo gobernante para un cambio tan drástico en la distribución de la literatura?


Posiblemente muchos testigos de Jehová recuerdan un cambio en la distribución de la literatura en 1990. Seguidamente debajo pueden ver este cambio. Noten la diferencia que hay en los anuncios del Ministerio del Reino de marzo de 1990 y el de abril del mismo año.

MINISTERIO DEL REINO MARZO DE 1990
Página 3 Anuncios

Oferta de literatura para marzo: La Biblia... ¿la Palabra de Dios, o palabra del hombre? por la contribución de $1,00. Abril y mayo: Suscripción a La Atalaya. La suscripción por un año a las ediciones quincenales se ofrecerá por $5,00. Las suscripciones por seis meses y las ediciones mensuales por un año se ofrecerán por $2,50 cada una. Si no se acepta la suscripción, ofrezca dos revistas y un folleto grande, con la excepción del folleto Escuela, por la contribución de $0,80. Junio: Sobrevivientes que entran en una nueva tierra, por la contribución de $1,00.
Nuevas grabaciones en casete en existencia:
Jeremías, Lamentaciones (juego de cuatro casetes; congregación y público: $6,00; precursores: $5,00) —francés
Mi libro de historias bíblicas (juego de cuatro casetes en un estuche; congregación y público: $8,00; precursores: $6,00) —chino (mandarín)

MINISTERIO DEL REINO ABRIL DE 1990
Página 7 Anuncios

Oferta de literatura para abril y mayo: Suscripción a La Atalaya. La suscripción por un año a las ediciones quincenales está disponible solo por donaciones.

Como se puede ver, marzo fue el último mes en que se cobró por la literatura, a partir de abril se obtenía por contribuciones. ¿Por qué dejaron de cobrar por la literatura que antes vendían? Observen como realmente sucedieron las cosas.

Lo que se les dijo a los Testigos de Jehová mediante una carta leída a “Todas las congregaciones” con fecha del 25 de Febrero de 1990 fue: “Por medio de adoptar un método de distribución de literatura basado completamente en donaciones, el pueblo de Jehová se encuentra en posición de simplificar de gran manera nuestro trabajo de educación bíblica, y separarnos de aquellos que comercializan la religión.” 

Se había tomado un paso inicial hacia este cambio en las Convenciones de Distrito de 1989, cuando las publicaciones nuevas fueron ofrecidas “gratis” a aquellos que asistieron, aunque con cajas de contribución colocadas convenientemente cerca a los sitios de distribución de literatura. La pregunta que muchos testigos se hicieron fue: ¿Por qué comenzó este arreglo en los países ricos, como Estados Unidos y no se aplicó en los países pobres?

La verdadera razón no estaba escrita en la carta que el cuerpo gobernante mandó a leer en la congregaciones. La verdadera razón fue, que en el 1980 el Estado de California informó a los Ministerios de Jimmy Swaggart que debían pagar impuestos por los libros y casetes vendidos en ese estado desde 1974.
Swaggart, pago la cantidad de U.S.$183.000 de impuestos, pero entabla una demanda para obtener la devolución de ese dinero. El caso llegó hasta la Corte Suprema. (Case No. 88-1374: Jimmy Swaggart Ministries, Appelant vs. BOARD OF EQUALIZATION OF CALIFORNIA.)

En febrero de 1989, la Corte Suprema decide que es ilegal que Texas (y otros 14 estados) eximieran los libros religiosos del impuesto a las ventas. Algunos estados habían cobrado el impuesto durante todo el tiempo. 

El 22 Junio de 1989, la Sociedad Watch Tower entabla una petición amicus curiae (amigo de la corte, esto significa que la Sociedad tenía un interés común con los Ministerios de Jimmy Swaggart, y decide juntarse en la demanda) ante la Corte Suprema en el caso de Jimmy Swaggart. También lo hacen otros grupos religiosos como el Concilio Nacional de Iglesias y la Sociedad por la Conciencia Krisna (National Council of Churches and Society for Krishna Consciousness.) 

El 17 de Enero de 1990, la Corte Suprema de los estados Unidos falla en contra de los Ministerios de Jimmy Swaggart, declarando que debe pagarse el impuesto sobre las ventas. 

El 9 de Febrero de 1990, la Sociedad Watch Tower escribe una carta a todas las congregaciones anunciando que se suspendía la venta de literatura en los Salones del Reino, y que no se fijaría precio alguno en su distribución de puerta a puerta. Esta carta se lee el 25 de Febrero de 1990 en la reunión dominical de los Testigos en todo los Estados Unidos. 

El 1 de Marzo de 1990, se da aplicación a la nueva política de distribuir literatura sin precio. Pero las revistas La Atalaya de Marzo 15 de 1990, (En Estados Unidos) y ¡Despertad! de Marzo 22 (impresas antes) todavía dicen “25 centavos (U.S.) la copia” y “$5,00 (U.S.) por año”. La Atalaya del 1 de Abril ya no trae precio impreso. 

El 11 de Marzo de 1990. Se efectúa un anuncio en los salones del Reino de estados Unidos, en cuanto a que habrá comida disponible en las Asambleas de los Testigos de Jehová, sin costo alguno, sino sobre la base de donaciones voluntarias. 

Yo no estoy cuestionando la legalidad del apoyo de la Sociedad a los ministerios de Jimmy Swaggart ante la corte suprema, porque es legal. Moralmente si pudiera considerarse cuestionable en vista del desprecio que las publicaciones de la Watch Tower siempre han mostrado por todas las religiones que según ellos son falas y pertenecen a Babilonia la Grande. Lo que estoy cuestionando, es como el cuerpo gobernante ocultó de manera deliberada la verdad a sus miembros con relación al cambio de distribución de las publicaciones. Cuando yo leí esa carta a la congregación, me sentí honrado de pertenecer a una organización que no estaba detrás del dinero de sus seguidores. Cuando supe la verdad, me sentí engañado, aunque ya no fuera Testigo de Jehová. Hoy gracias a Dios y a su Hijo veo a la Watch Tower tal como es, una organización que manipula ingeniosamente las mentes de los testigos para que obedezcan todo lo que ella manda como si fuera por voluntad divina.

Pongo a disposición una copia PDF del amicus curiae para todo el que desee verlo o bajarlo.

watchtower-swaggart-amicus-curiae

Este es el Link del video de la WT:
https://www.youtube.com/watch?v=FvMbX2hJSNo

La Búsqueda de la Libertad Cristiana


Información tomada del libro “En busca de la libertad cristiana”.
Por Raymond Franz; ex miembro del Cuerpo Gobernante

Para ser libres nos libertó Cristo... Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión tienen valor, sino solamente la fe que actúa por la caridad. Comenzasteis bien vuestra carrera ¿quién os puso obstáculo para no seguir a la verdad? Gálatas 5: 1, 6, 7 (Biblia de Jerusalén)

La libertad, como la fe, el amor, y la verdad, es una parte esencial del verdadero cristianismo. Donde hay libertad, prosperan la fe, el amor y la verdad. Cuando la libertad está limitada o hay carencia de ella, las demás cualidades inevitablemente se resienten. 2 Corintios 3: 17. La libertad que nos dio el Hijo de Dios tiene el propósito de que podamos expresar nuestra fe y amor al mayor grado, libre de restricciones impuestas por los hombres, no por Dios. Cualquier pérdida complaciente de esa libertad lleva aparejada inevitablemente un sacrificio de la verdad. Quienes imponen tales restricciones lo hacen, no por la verdad, sino por el error.

En décadas pasadas centenares de miles de personas se han apartado de la religión en la que nací; los Testigos de Jehová. Durante ese mismo tiempo centenares de miles de otras personas han entrado en esa religión, lo que ha permitido el crecimiento en dicho grupo. No creo que el abandono o la entrada de esas personas sea en sí mismo una prueba especial de algo. La verdadera cuestión en cuanto a los que se apartaron es por qué lo hicieron, qué fue lo que los movió a separarse. ¿Fue el amor a la verdad, el deseo de poder expresar su fe y su amor en libertad cristiana? ¿Podría ser que no lo pudieran conseguir permaneciendo donde estaban? ¿Estaba justificada su marcha? De la misma manera se podrían hacer preguntas en cuanto a los que han entrado. No hay duda de que un número considerable de ellos eran anteriormente irreligiosos, sin inquietud espiritual, esencialmente de expectativas materialistas. A partir de su ingreso en la organización, hicieron un cambio significativo en esos asuntos. A una parte de ellos al menos, se les ayudó a liberarse de problemas serios relativos a la promiscuidad sexual, el alcoholismo, la adicción a las drogas así como de violencia o falta de honradez, y hasta de un entorno criminal. Eso ciertamente ha mejorado sus vidas. También es cierto que tal registro de ayuda no es el único. La mayoría de las iglesias y organizaciones religiosas pueden aportar muchos casos y testimonios de personas, cuyas vidas experimentaron un cambio como resultado de una conversión. Así mismo, el registro de personas que fueron ayudadas por la sociedad Watch Tower para que abandonaran hábitos viciosos o adicciones puede sin duda ser igualado incluso por organizaciones de tipo social como Alcohólicos Anónimos, centros de ayuda para adictos a las drogas y otras entidades parecidas. Pero la mayoría de los que han llegado a ser testigos no son personas que previamente estuvieran afectados por tales problemas. La pregunta, entonces, es: ¿Cuál ha sido el precio pagado por los beneficios aparentemente obtenidos? ¿Ha resultado su ingreso en la organización en una pérdida de libertad para expresar la verdad, la fe y el amor de una manera exenta de coacción y restricciones impuestas por hombres? Si tal fuera el caso ¿Cuán auténtica ha sido la mejora obtenida? ¿Cuán genuinamente cristianos son los beneficios aparentes? Las mismas preguntas pueden (y deben) plantearse a cualquier religión que profese ser cristiana y eso puede esclarecer que lo dicho aquí puede servir como prueba de valor para la gente de muchos antecedentes religiosos. El asunto es más abarcador y va más allá de las personas concretas referidas. Llega al corazón de las buenas nuevas de Jesucristo, el Hijo de Dios.
Dónde está la diferencia.

Unos siglos atrás, en el tiempo de la Reforma, un tiempo en el que muchas personas se sintieron obligadas por la conciencia a rechazar el dominio eclesiástico sobre sus vidas y su fe, uno de ellos expresó de esta manera la posición del cristiano: -Un cristiano es alguien libre de todo y no sujeto a nadie. A continuación añadió: -Un cristiano es un servidor obediente en todo y sujeto a todos. (Martín Lutero en su tratado sobre "Libertad del Cristiano")
Eso parece una contradicción, pero no lo es. Básicamente parafrasea las palabras del apóstol Pablo en 1 Corintios 9: 19: 2. ―Efectivamente, siendo libre de todos, me he hecho esclavo de todos para ganar a los más que pueda.
La diferencia está entre la sumisión establecida por hombres que reclaman para sí una posición superior y que exigen la sumisión a su autoridad, y la sumisión y servicio que brota libre y espontáneamente del propio corazón. Se trata de la sumisión y servidumbre que resulta de no rendirse a las exigencias de otros, sino de observar las necesidades de los demás y lo útil que se pueda ser. Pablo sólo reconoció un solo cabeza y Maestro nombrado por Dios, Jesucristo, y no reconoció a nadie más, ya se trate de una sola persona o de un grupo. Sobre algunos que intentaron asumir tal autoridad dijo:

-[ellos] solapadamente se infiltraron para espiar la libertad que tenemos en Cristo Jesús, con el fin de reducirnos a esclavitud [intentaron atarnos con leyes y reglas, Phillips Modern English], a quienes ni por un instante cedimos, sometiéndonos, a fin de salvaguardar para vosotros la verdad del Evangelio. (Gálatas 2: 4, 5, Biblia de Jerusalén)

El apóstol no menospreció la pérdida de la libertad cristiana por medio del dominio religioso. Cuando escribió las palabras citadas al principio de este capítulo, las dirigió a personas que estaban dejándose arrastrar por un falso evangelio o buenas nuevas. En su día existía el esfuerzo de imponer la obligatoriedad de la Ley imperante a los cristianos, cosa que limitaba su libertad en Cristo. ¿Dónde estaba el gran peligro? La ley a la que se les estaba tratando de someter a los cristianos era, después de todo, la misma ley que el propio Jehová dio por medio de Moisés. ¿Por qué entonces Pablo dijo que su imposición los colocaría "nuevamente bajo el yugo de la esclavitud"?

Parte del peligro reside en el hecho de que tal sumisión a la ley inevitablemente permitiría e introduciría el papel de hombres que actúan como intérpretes de la ley, adquiriendo sus interpretaciones carácter de leyes, con cuerpos judiciales, comités judiciales de carácter religioso aplicando esas normas e imponiendo sanciones como valedores de la ley. Eso supondría la reintroducción de un sacerdocio humano sobre los creyentes cristianos, quienes únicamente tenían un único Sacerdote y Mediador, el Hijo de Dios. (1Timoteo 2:5; Hebreos 4: 14-16; 7: 11-18)

¿Por qué entonces algunos hombres de la congregación cristiana del primer siglo se esforzaron por reintroducir el mantenimiento de la ley? Evidentemente era porque, consciente o inconscientemente, querían ejercer control y autoridad sobre otros. Buscaban poder sobre los fieles cristianos y una manera de obtenerlo era colocándose ellos mismos entre los cristianos y su legítimo cabeza, Jesucristo. Se cumplía así la profecía del apóstol, registrada en Hechos 20: 29, 30: -“Yo sé que después de mi partida entrarán entre ustedes lobos opresivos y no tratarán al rebaño con ternura, y de entre ustedes mismos se levantarán varones y hablarán cosas aviesas para arrastrar a los discípulos tras de sí”.

Sus argumentos eran plausibles, parecían lógicos, y Pablo muestra que muchos de sus oyentes estaban siendo persuadidos, aceptando eso como verdadero evangelio. Quienes proponían la observancia de la ley podrían alegar que Dios requiere rectitud, santidad (lo cual es cierto) y que sin la imposición de la ley la gente sencillamente no mantendría la justicia (lo cual podría ser cierto en la mayoría de la gente, pero no en el caso de los cristianos). Para comenzar, imponían la circuncisión, algo instituido por Dios casi dos mil años antes, en tiempos de Abraham. Una vez aceptado esto, sin embargo, se irían añadiendo otros requisitos de la ley, presentados como necesarios ante Dios, para mantener la congregación limpia.*

* Como muestra Hechos 15: 5, 10, no se trataba únicamente de la circuncisión, sino de la observancia de toda la ley. En el versículo 10 Pedro describe la ley como un yugo gravoso que nadie pudo sobrellevar. 

 El mayor peligro, entonces, estaba en que la manera de enfatizar el apego a la ley podría alterar la relación de los cristianos para con Dios a través de Jesucristo, la forma de tergiversar la base para la esperanza del cristiano y desenfocar la atención del culto cristiano. Pablo reconoció tal cosa como una grave negación de las buenas nuevas para cuya predicación había sido comisionado por Dios y Cristo.(Gálatas 1: 1, 8-12).  

Al explicar la gravedad de tal cosa, escribió: Habéis roto con Cristo todos cuantos buscáis la justicia de la ley. Os habéis apartado de la gracia. Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión tienen valor, sino solamente la fe que actúa por la caridad. (Gálatas 5: 4, 5)

En estas pocas palabras, "la fe que actúa por la caridad", el autor inspirado resume la esencia de toda la vida del cristiano. Nada tiene que ver con el mantenimiento de reglas ni la consiguiente aprobación de otros mediante tal cosa, y ciertamente no el temor a ser llamado ante un cuerpo judicial por infringir ciertas normas y reglas (una razón totalmente negativa), sino más bien la fe y el amor son las que motivan al hombre y a la mujer cristianos. La fe y el amor constituyen las fuerzas positivas que proporcionan no sólo el genuino poder de disuasión contra el obrar mal, sino también el mayor estímulo para las buenas obras que son los frutos de quienes son auténticos discípulos del Hijo de Dios.

Tal vez un ejemplo de la vida doméstica ilustre con mayor claridad la diferencia entre estar bajo la ley o bajo la gracia o bondad inmerecida, cuál es realmente el resultado en el análisis final.

Consideremos un hogar en el que el marido es tanto un padre como el principal proveedor de los medios económicos. Si decide ejercer de cabeza por medio de una lista de leyes, poniendo reglas específicas para que las observe la esposa, especificando hasta cómo debe mantenerse la casa, la forma, los días y las veces en que ella debería atender todo en la casa y las responsabilidades de familia (la limpieza, la compra, hacer la comida, la ropa, la educación de los niños), tal esposo podría tener una casa muy ordenada, en la que todo funciona de acuerdo a un programa. Pero también podría tener una esposa infeliz. Podría tener la plena satisfacción de ver que todo funciona de acuerdo a las normas establecidas por el poder de su autoridad. Pero no sabría nunca si todo eso era motivado por el amor.

Por el contrario, un marido que cree en el poder del amor y la bondad, cuya forma de pensar no está regida por un falso sentido de superioridad, sino que respeta y confía en su mujer, reconoce su inteligencia, su habilidad para hacerse cargo de las cosas utilizando su iniciativa personal, que cree que el interés de ella por el hogar y la familia es tan profundo como el suyo propio y que actúa hacia ella de acuerdo con conocimiento, puede igualmente disfrutar de una casa ordenada dentro de una atmósfera mucho más relajada y feliz que obrando de la manera antes descrita. Puede lograrlo mediante una buena comunicación y diálogo, buscando llegar a conclusiones y decisiones compartidas antes que a mera manifestación de una autoridad arbitraria. Cuando ve una casa limpia y bien arreglada, comida bien preparada, ropa a punto, u observa que los hijos han sido entrenados en el respeto hacia él, puede darse cuenta de que todo eso se debe a algo bien distinto a una sumisión a reglas. Puede tener la satisfacción genuina y el gozo de saber que se debe al amor de su esposa hacia él, su matrimonio y su familia.

Externamente los resultados parecen ser los mismos en algunos aspectos. Pero el resultado interno es radicalmente diferente. La clave reside en la motivación y el espíritu. Y esa es la diferencia, al mirar el efecto de cuando uno vive una vida cristiana, entre hacerlo bajo la ley o bajo la bondad inmerecida de Dios a través de Jesucristo.

Seguramente la sabiduría de Dios se manifiesta en eso. El amor y la fe, las auténticas "reglas" del cristiano, pueden alcanzar a los pensamientos más íntimos y profundos del corazón. Pueden abordar y llevar a cabo cada faceta de la vida de una manera que la ley y las normas nunca pueden realizar. Al no estar bajo la ley, el cristiano está en posición de mostrar lo que él o ella realmente es en su corazón. Eso es lo único que cuenta para Dios.

Durante el tiempo en que fui miembro del Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová, este fue el asunto de mayor preocupación para mí. Vi que una desmesurada cantidad del tiempo invertido en las sesiones del Cuerpo Gobernante estaba dedicado a tomar decisiones relacionadas con normas reguladoras de la vida personal de la gente. Vi que cada normativa engendraba cuestiones que exigían nuevas reglas por las que se juzgaba la rectitud de otras personas. Únicamente observando esas reglas las personas podrían ser consideradas con una buena posición ante Dios y Cristo. ¿Por qué habría de ser eso así? ¿Podíamos unos pocos tener realmente autoridad de Dios para obrar de esa forma? ¿Era eso realmente beneficioso para quienes se supone que debíamos servir?

Fue entonces, al darme cuenta de que la libertad que la Escritura enseña se refiere no sólo con respecto a la Ley Mosaica, sino al concepto de mantenimiento de normas (cualquiera que sea el método empleado), que pude ver en dónde radicaba el problema. En lugar del apego a las leyes y a las normas como medio de obtener y mantener la rectitud en la congregación cristiana, había una manera mejor. Y fue la libertad cristiana la que la hizo posible, práctica y genuinamente deseable.

No es que la ley sea mala (es, después de todo, lo único que mantiene a le gente de este mundo bajo control). (Compare con 1 Timoteo 1: 8-10.). Se trata más bien de que el amor y la fe son superiores, aventajan a la ley, producen un espíritu de rectitud procedente del corazón. ¿Sobre quién depositaríamos mayor confianza, a quién manifestaríamos mayor respeto y estima? ¿A alguien que dice que se abstiene de ciertas cosas malas porque "están fuera de la ley" o a aquél que afirma que lo hace "porque se trata de algo desamorado y carente de fe en Dios?". (Compare con 1 Timoteo 1: 8-10.)

El primer caso muestra la actitud de la persona hacia la ley o con respecto a la misma, mientras que el segundo caso nos revela los sentimientos del corazón y la intimidad de la persona. Cuando Dios escogió al pueblo de Israel como el pueblo de su alianza, no los introdujo en esa relación de forma individual, como personas separadas, sino como un conjunto, "por completo", bueno, malo e indiferente. El nivel espiritual como nación no era ciertamente notable por aquel entonces o después. La ley que se les dio cumplió un papel necesario. Sirvió de disciplina, preparándolos para el Mesías, exactamente como los antiguos "pedagogos" preparaban a los niños para su maestro. (Gálatas 3: 23-26).  La ley ponía de manifiesto su maldad y su incapacidad para librarse del pecado, la necesidad de un redentor. (Gálatas 3: 19, 21, 22).  Proveyó una "sombra" simbólica, esbozando la realidad que el Mesías había de traer. (Colosenses 2: 16, 17)

Sin ello no hay razón para creer que, en los 1500 años de existencia de la nación, hubieran existido signos visibles de los tratos establecidos por Dios con ellos, arreglos que habrían de proveer los antecedentes por los que pudo ser positivamente identificado el Mesías. Los cristianos, en cambio, son llamados a una relación con Dios a través de Jesucristo, no como una masa, sino como personas individuales, no sobre la base de una descendencia carnal, sino basado en las condiciones del corazón y sus motivaciones. El maestro ha venido y no necesitan de una normativa que los lleve a él. No están "bajo ley, sino bajo gracia", bajo la bondad inmerecida de Dios. Le han rendido sus corazones y son motivados por su espíritu. (Romanos 6: 14-19)

Ese espíritu puede hacer infinitamente más para salvaguardarnos del mal proceder y movernos a obras buenas que cualquier código legal o cualquier conjunto de normas. Prescindir de eso es tanto como perder de vista el meollo de las buenas nuevas. No mostrar aprecio por la gran libertad que ello comporta es despreciar aquello que Jesucristo hizo posible para nosotros, el estar "no bajo la ley, sino bajo la bondad inmerecida" de Dios.

Como en cualquier otra faceta de la vida, también es cierto en materia religiosa que "el precio de la libertad es una constante vigilancia". La libertad cristiana se pierde no tanto por una derrota violenta, cuanto por una erosión sutil de la misma, de tal modo que, poco a poco uno delega en otros el derecho dado por Dios de ejercitar su propia conciencia, de obrar de manera que uno llegue a conclusiones y convicciones que considera verdaderas de forma que su fe llega a estar en su propio corazón sobre la base del propio conocimiento de la Palabra de Dios.  

Eventualmente puede llegar a una fe de segunda mano, basada en las convicciones y razonamientos de otros. Sacrificar el derecho a la libertad cristiana (de cualquier manera o por cualquier razón) equivale a limitar e inhibir nuestra expresión de fe y amor. Para poder expresar espontáneamente esas cualidades, de motivación íntima, debe gozarse de un clima de libertad. Porque "donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad". (2 Corintios 3:17)

¿Se da ese clima de libertad cristiana dentro de la organización de los testigos de Jehová, fomentando las expresiones de amor y fe que brotan espontáneamente del interior y no por presión externa? Creo que la evidencia muestra que no es ese el caso. Los años que pasé en el Cuerpo Gobernante de esa organización me convencieron de que no existe tal cosa. No que todos los testigos estén afectados por igual. Algunos están capacitados para arreglárselas bien dentro de esa presión organizacional. Pueden hacer frente a la invasión de su personalidad, luchando por evitar la estrechez de miras y la cerrazón mental que resulta de una manera de pensar canalizada. Esas personas muestran a menudo una espontaneidad de motivación notable. Aun así, la evidencia es que eso no es algo que se deba a la organización, sino que es a pesar de la organización. No creo que esa situación se dé exclusivamente entre los testigos de Jehová. Pero creo que todos ellos están afectados de alguna manera, y de una manera ciertamente perjudicial. Se les ha inculcado una actitud basada no en la verdad (la verdad que hace a uno libre) sino en una distorsión de la misma. Eso entorpece su entendimiento de lo que en la actualidad significa ser un seguidor del Hijo de Dios. Eso les dificulta el desarrollo franco de sus cualidades. Les impide llevar a cabo los actos amorosos y de fe que su corazón les impulsa a llevar a cabo y les obliga a efectuar otras obras para las que no ven razones bíblicas convincentes. De una u otra manera, en mayor o menor medida, se sacrifica la libertad.

Queda oscurecida u olvidada la verdad de que "cuando Cristo nos liberó, quiso decir que permaneciéramos libres". La raíz del problema no es una sola, sino varias. Sin embargo, creo que lo que sigue señala a la causa fundamental.